(506) 2283-8848 Cedros de Montes de Oca. San José, Costa Rica

Reflexión: Sembrando resistencias
18 Jun 18

Reflexión: Sembrando resistencias

Valora este artículo
(0 votos)

Por Elisabeth Cook

Marcos 4,26-34: “Es la semilla más pequeña que hay, pero una vez sembrada, crece hasta convertirse en la más grande de las hortalizas”.

En la parábola del grano de mostaza, Jesús parece ofrecer algo similar: al sembrar una pequeña semilla crecería una planta con ramas tan grandes que hasta los pájaros podrán protegerse bajo ellas. ¿Debemos entender que Jesús ofrecía a sus seguidores y seguidoras un gran éxito como fruto de labor? Si indagamos, sin embargo, nos damos cuenta de que la idea de convertirse en un árbol de mostaza no es nada halagador. Este arbusto era más bien algo indeseable, mala hierba que crecía con tal velocidad que amenazaba con ahogar las plantas a su alrededor. Así como la mostaza crece con rapidez, resiste condiciones adversas y amenaza lo que florece al su alrededor, el pequeño movimiento de Jesús siembra el Reino de Dios, un arbusto resistente y amenazante para el político y religioso de siglo I.

Los medios de comunicación anuncian “más grande”, “más fuerte”, “más bello”, “más rápido”. La economía del mercado nos ofrece, como utopía, una casa más grande, un carro o teléfono de último modelo, un cuerpo perfecto, todo a pequeños pagos mensuales. No se quedan atrás los discursos que prometen bendiciones materiales, salud, o éxito profesional de Dios a cambio de una “semilla” (léase, ofrenda). ¿Cómo resistimos en esta cultura de éxito y grandeza?

Oración: Dios, creador de la semilla de mostaza, que nuestros sueños sean de grandeza para la resistencia, fuerza para la denuncia profética, y crecimiento en el amor que invade todo terreno con justicia. 

Modificado por última vez en 18 Jun 2018

Síguenos en Facebook