(506) 2283-8848 Cedros de Montes de Oca. San José, Costa Rica

Amar  se enseña y se aprende
09 May 18

Amar se enseña y se aprende

Valora este artículo
(2 votos)

Por Genilma Boehler

I Juan 4, 7-10

El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.* (8)

El idioma griego nos enseña que hay varias especies para el sustantivo ¨amor¨ y para el verbo ¨amar¨.  En I Juan 4, 7-10 el amor  enseñado es ágape, y el modo de amar es agapán. En todo el Nuevo Testamento el amor que se enseña a amar desde Jesucristo es el ágape. Lo que significa que es un amor específico, que se aprende a amar, y que no presupone la amistad, la  maternidad, la paternidad, la  fraternidad. Tampoco es romántico ni es erótico.

Pero, exige el reconocimiento al Otro/Otra, el respeto a la alteridad y a la diversidad, el compromiso incondicional, el cuidado recíproco, como la ética y la solidaridad.  Es como Dios nos ama, y que exige que nos  amemos  recíprocamente. No es amor natural. Pero es amor que se enseña y se aprende.  No es amor que se compra, pero es dádiva,  sin codicia y sin intereses.

Hoy día hay un vaciamiento del sentido del amor de Dios, diluido por una cultura de consumo, utilitaria y que se agrada del espectáculo.

Es, por esto, muy urgente rescatar el origen de nuestra confesión de fe: ¡Dios es amor!

Desafío: El conocido personaje político y cristiano Nelson Mandela – de África del Sur – dijo un día: "Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario".

* ὁ  μὴ  ἀγαπῶν  οὐκ  ἔγνω  τὸν  Θεόν,  ὅτι  ὁ  Θεὸς  ἀγάπη  ἐστίν

 

Modificado por última vez en 09 May 2018

Síguenos en Facebook